¿Cuánto tiempo lleva escribir un contenido de calidad para tu blog?

· contenidos · , , ,

El blog corporativo lleva tiempo dibujándose como una de las herramientas más eficientes para atraer a tu cliente ideal, atraparlo, fidelizarlo y conducirlo a través de las diferentes etapas del camino hacia la compra (descubrimiento, consideración y decisión).

Un blog es como una hoja en blanco en la que poder ofrecer contenido de valor para tus clientes; demostrarles que tu marca sabe de lo que habla y que está dispuesta a ayudarle y resolver todas sus dudas.

Ahora bien, definamos contenido de valor. ¿Puede un artículo de 300 palabras, redactado en escasa media hora, responder las expectativas de alguien que de verdad tenga un “problema” y que esté buscando una empresa solvente para resolvérselo? Definitivamente, no.

Prueba. Ponte en el lugar de tu cliente o, sencillamente, piensa en ti como cliente. Imagina que vas a hacer un viaje. Suponemos que antes de ir buscarás información sobre la ciudad para conocer el destino en profundidad y no perderte absolutamente nada. Es más, nos atrevemos a afirmar que te dirigirás al todopoderoso Google y teclearás algo así como “Visitar Granada” “Conocer Granada” “Qué ver en Granada” o “Qué no perderse en Granada”.

Bien, Google ya ha arrojado sus resultados. Sigamos imaginando. Entre los primeros enlaces te encuentras con artículos de los blogs de dos empresas de tours guiados en Granada: Tours A y Tours B. Entras en el primero (Tours A), una breve reseña sobre la importancia de visitar la Alhambra (eso ya lo sabías), y algunos datos poco documentados sobre el Sacromonte y las empedradas calles del Albaicín. Tu tiempo de estancia en esa página se reducirá a unos pocos segundos, los que tardes en detectar que ese contenido no vale la pena, e inmediatamente la cerrarás sin molestarte en continuar la navegación por otras secciones de la web.

A continuación entras en el segundo blog, el de Tours B. Te encuentras un extenso artículo muy bien documentado sobre los puntos de interés en Granada, los mejores horarios para visitar cada uno, recomendaciones sobre los mejores bares de tapas, actividades en la ciudad, curiosidades sobre su historia… en definitiva, un sinfín de información de calidad y valiosísima de cara a preparar tu viaje. Obviamente, tu tiempo de estancia en esa página será mayor, probablemente continúes navegando por la web (reduciendo su tasa de rebote) e incluso nos atrevemos a vaticinar que te suscribirás a su newsletter para recibir todos los artículos de su blog en tu e-mail. ¡Su información es tan valiosa que no te perdonarías perderte alguno de sus contenidos!

Dejemos de imaginar. Tienes una empresa y estás pensando en abrir un blog corporativo para atraer a tus clientes. ¿Qué empresa quieres ser? ¿Tours A o Tours B? ¿A cuál de las dos marcas crees que mimará más Google? ¿A la que despacha a su lector en 300 palabras vacías de información o a la que se desvive por ofrecerle el contenido que realmente le ayudará a hacer de su viaje a Granada algo memorable? Y lo más importante, ¿cuál de las dos empresas crees que habrá ganado un cliente que contratará alguno de sus tours? Blanco y en botella, ¿verdad?

Todos queremos ser como Tours B. Todos queremos escribir un contenido de valor para nuestros clientes. Todos queremos enganchar a nuestros lectores hasta acabar convirtiéndolos en fieles clientes que nos prescriban allá donde vayan. Pero y esto, ¿cuánto tiempo lleva?

Ay amigo lector, ¡qué gran pregunta! La calidad no es algo que se consiga en media hora. Ni en una.

Hace un tiempo vi un documental sobre la Casa Chanel. La firma de lujo vista desde sus entrañas. Los entresijos de una colección de Alta Costura. Todo un equipo de costureras a disposición de las genialidades de Karl Lagerfeld. Recuerdo cómo para uno de los diseños el modisto se había decantado por un terciopelo planchado. Un tejido, por lo que parece, harto complicado de trabajar y que hay que tratar con sumo cuidado. Cuando el creador lo vio sobre la modelo decidió que no era lo que buscaba. No era lo que él quería ofrecer a sus clientas, no era lo suficientemente exquisito, ni favorecía el cuerpo de la mujer como él esperaba. Trabajo desechado.

¿Por qué te cuento esto? Porque hacer esa primera aproximación del vestido, simplemente cortar la tela y hacer el primer hilván, había requerido de 12 horas de trabajo. 12 horas para volver a empezar de nuevo. 12 horas que en términos de tiempo dedicados a ese diseño, computarán.

El trabajo de calidad exige tiempo. Y la obtención de resultados pasa por un trabajo de calidad. Esa es la diferencia entre la inversión en marketing de contenidos o gastar dinero en que te escriban un blog. ¿Tú qué buscas?

Cuando un profesional especializado en branded content se sienta a escribir un artículo lo hace frente a una pantalla en blanco. Y no solo eso, lo hace sin una idea en mente. Escribir un artículo requiere de una planificación y son varias las etapas que hay que llevar a cabo para generar un contenido de calidad. De la misma manera que para concebir un vestido hay que idear el diseño, el patrón, escoger las telas, cortar, hilvanar, probar, corregir, volver a probar, etc., etc., etc., para escribir un buen post para tu blog corporativo tendrás que:

  1. Encontrar el tema (importante). Un tema que además debe estar relacionado con las necesidades de tus clientes. Recuerda que quieres atraerlos a tu blog.
  2. Investigación. Sabemos que eres un experto en tu materia y que controlas tu negocio y tu sector, pero para escribir un buen contenido, además tendrás que contarlo con gracia (un poco de storytelling, por favor) y para eso tendrás que tirar de recursos que nada tienen que ver con tu trabajo.
  3. Búsqueda de imágenes relacionadas, o realización de las mismas. Las imágenes facilitarán la lectura del artículo y, aunque no siempre valgan más que 1.000 palabras, ayudan a la comprensión. ¡Ah! Y no te olvides de optimizarlas para SEO, por supuesto. Estás escribiendo para tus clientes pero también quieres que Google se fije en ti, no nos engañemos.
  4. Introducción, desarrollo y cierre. El texto tiene que tener un orden para que el lector siga leyendo.
  5. Búsqueda de palabras clave. Antes de ponerte a escribir, haz un análisis de las palabras clave relacionadas con el tema y que, ineludiblemente, tendrás que incluir en el texto.
  6. Redacción. Sí, por fin ha llegado el momento de sentarse a escribir. Pero, sentimos comunicarte que no vale con lanzar un montón de palabras sobre el papel, tienes que optimizar el texto para SEO (aquí es donde cobra sentido el punto número 5). ¡Ah! Y no vale con escribir un post de 300 palabras. Si quieres enganchar a tu cliente (y a Google) tendrás que trabajártelo un poco más. Y por un poco más me refiero a más de 1.200 palabras.
  7. Título. El título del post es lo suficientemente importante como para dejarlo para el final. La guinda del pastel. Lo que motivará a tu cliente a hacer clic o le dejará lo suficientemente indiferente como para que lo pase por alto. Cuida tus títulos, haz pruebas, incluye la palabra clave y si son breves, mejor.
  8. Correcciones y edición. No solo los vestidos necesitan pruebas. Los textos también. Cuando hayas acabado, léelo. O mejor, deja que el texto repose y retómalo después de unas horas. Así podrás enfocarlo con perspectiva y podrás editarlo mejor. Elimina lo irrelevante, relee las frases y edítalas si crees que son demasiado largas o que no se entienden bien. Después de editarlo, vuelve a leerlo. ¿Necesitas editarlo de nuevo? Hazlo.
  9. Publícalo.
  10. Analízalo. ¿Pensabas que con publicarlo bastaba? No. Si no sabes cómo ha funcionado, ¿cómo piensas mejorar? La clave de cualquier acción de marketing es el análisis.

Bien, ahora que sabes todo el trabajo que hay detrás de un post que tu cliente va a leer en dos minutos, ¿cuánto tiempo crees que lleva escribir un buen contenido para tu blog? Te lo diremos, escribir un contenido de calidad de unas 1.500 palabras aproximadamente, con todas y cada una de las fases que te hemos enumerado anteriormente, puede rondar las 3-4 horas de elaboración.

Si quieres tener un blog de calidad para tu empresa, que aumente el número de visitas a tu web, genere leads y contribuya a la creación de una fiel legión de seguidores (y compradores) pero no dispones del tiempo para hacerlo, escríbenos. En duo*net nos encanta escribir y hacer que las marcas tengan el mejor contenido para atraer clientes de calidad. ¿Te ayudamos?

Escrito por Juncal · · contenidos · , , ,
SiguienteClaves para que el posicionamiento deje de amargarte la vida

0 Comentarios


tres × cinco =