Cómo escribir un contenido memorable (y atrapar a tu cliente)

· Branded Content ·

El 80% de los consumidores no recuerda prácticamente ningún detalle del contenido que han consumido una vez transcurridos 3 días. La gente olvida mucho y retiene poco. Así lo afirma “La ciencia de la atención”, un estudio realizado por el software de presentaciones Prezi.

Sin duda, una realidad escalofriante para cualquier marca y para aquellos que nos dedicamos al branded content. Tiempo, esfuerzo y recursos para elaborar contenidos que acabarán paseando por la calle del olvido.

Leo estos datos y pienso en lo felices que seríamos marcas y profesionales si nuestros clientes fueran como Jill Price, la mujer estadounidense que no puede olvidar. Jill posee una memoria autobiográfica tan extraordinaria que recuerda todos y cada uno de los días de su vida desde que tenía 14 años. Padece un síndrome conocido como “hipertimesia” (memoria superior a lo normal) que provoca que todas sus vivencias se almacenen escrupulosamente en su cerebro, sin dejar el mínimo resquicio al olvido.

¿No sería maravilloso que tus clientes tuvieran algo así como un “branded hipertimesia”? Pues no tanto. Lo cierto es que si eso pasara, tendrías que enfrentarte a otra realidad: tus clientes recordarían tu contenido, sí, pero también el de tus competidores. Entonces la pugna sería la misma que ahora, luchar por destacar en un océano de información. Volvemos al punto de partida.

El cerebro está programado para olvidar todo aquello que no parece importante, así que no culpes a tus clientes por su débil memoria o su déficit de atención. La pregunta es, ¿estás creando un contenido lo suficientemente memorable como para que tus clientes te recuerden?

Se publican millones de piezas de contenido al día. La mayoría de ellas repetitivas, poco creativas y tremendamente aburridas. Si ahora mismo sientes que el contenido de tu marca se ajusta a esta descripción, tienes un problema.

Afortunadamente, estás en el lugar perfecto para saber cómo escribir un contenido memorable:

Escribe para conectar, no para vender. Cuando te sientes a escribir, pon toda tu energía en conectar con tu audiencia. Tus clientes tienen unas necesidades y el deseo de satisfacerlas es lo que les va a llevar hasta tu marca. El objetivo del branded content es generar una afinidad entre la marca y sus clientes, no vender un producto o servicio. Escribe para establecer una conexión con tu audiencia, alimenta una relación de confianza y ayuda a tus clientes a resolver sus problemas. Humaniza y personaliza tu marca.

Cuenta historias. Con un poco de azúcar la píldora pasa mejor, ya lo decía Mary Poppins. Pues con una historia, el contenido se recuerda mejor. Recuerdo un profesor de fotografía que tuve, era un gran contador de historias. Relacionaba cada concepto fotográfico con vivencias cercanas a cualquier persona, exponía metáforas totalmente adaptada a la materia y, en definitiva, contaba historias. Historias que, no solo captaban nuestra atención, sino que hacían imposible olvidar lo que en aquella clase se estaba explicando.

Tu lector/cliente es la razón por la que estás creando contenido y este debe ser lo suficientemente interesante y entretenido como para captar su atención.

“El marketing ya no es cuestión de lo que sabes producir, sino de qué historias sabes contar”

Seth Godin

Lee. Para escribir bien, hay que leer. Para desarrollar mejores hábitos de escritura no basta con escribir, tienes que leer. Leer mejorará tu ortografía y tu gramática, ampliará tu vocabulario y te ayudará a desarrollar tu propio estilo de escritura. Y te aseguro que una escritura rica hace un escrito memorable.

Evoca sensaciones. No hay nada peor que un texto totalmente plano. Si no haces sentir algo a tus lectores, te olvidarán. Las emociones te ayudarán a conectar con tu audiencia. Hazles sentir inspirados, poderosos, alegres o temerosos; pero hazles sentir.

Incluye referencias. ¿Recuerdas cómo empezaba este post? Sí, con un dato. Los datos refuerzan la credibilidad de un texto y ayudan a la audiencia a comprender que el autor sabe de lo que habla y ha investigado sobre ello. Otra manera de construir credibilidad es incluir frases de expertos del sector. Seth Godin, el autor al que he hecho referencia unos párrafos más arriba, es un gurú del Marketing que cuenta con 18 publicaciones y uno de los blogs sobre mercadotecnia más consultados.

Mima tu titular. El titular es lo primero que tus lectores van a ver y juega un papel importantísimo a la hora de llevar tráfico a tu web. El titular es lo que va a empujar a los lectores a hacer clic para continuar leyendo o pasar de largo para dedicar toda su atención a otro artículo con un titular mejor que el tuyo. Para construir un buen titular, debes dejar claro a tus lectores cuál va a ser el beneficio que obtendrán tras leer tu texto. Debes poner en valor tu contenido y el titular es algo así como el “instante decisivo” del fotógrafo Henri Cartier Bresson. Es el momento de captar a tu lector.

Utiliza adjetivos y palabras con fuerza e incluye afirmaciones o preguntas que generen la curiosidad de tu lector.

contenido-memorable

Como ves, elaborar un contenido memorable no es tarea fácil. Podría parecer que sentarse frente a las teclas de tu ordenador y comenzar a rellenar folios en blanco es un ejercicio sencillo pero, si lo que quieres es atraer a tus clientes, vas a tener que hacer un trabajo mucho más concienzudo. Sigue estas pautas y verás cómo la calidad de tus textos y de tu branded content mejora sustancialmente. O si no, puedes escribirnos y te ayudaremos a mejorar tu estrategia de contenidos para que tus clientes caigan rendidos a tus textos.

Escrito por Juncal · · Branded Content ·
SiguienteSeries de TV que no puedes perderte si lo tuyo es el desarrollo web

0 Comentarios


seis + 4 =