Claves para que el posicionamiento deje de amargarte la vida

· Experiencia Duo*net, SEO

Antes de nada, empezaré por contarte una anécdota que, de manera simple y gráfica, te ayudará a visualizar la tremenda importancia que el posicionamiento web y una correcta estrategia SEO tienen para mejorar la presencia on-line de tu marca.

Iba yo de paseo el sábado por la tarde cuando en mi camino se cruzó un chico ataviado con chaqué. Él estaba encantado con su atuendo y lucía ese porte que solo puede darte una prenda de tamaña elegancia. Estaba hinchado, con el guapo subido que diríamos coloquialmente. Sin embargo, había algo en él que chirriaba sobremanera.

El color del chaqué era correcto, oscuro para una boda de tarde; su camisa y corbata, sobrias y correctas. Entonces, ¿qué fallaba? Uno zapatos monk de ante con una gigantesca hebilla plateada completaban el conjunto. Eso sí, ¡al menos eran negros!

¿En serio? – pensé yo- ¿Chaqué con zapato informal de ante negro? ¡Menudo despropósito! (Aclararé, por si fuera necesario, que el chaqué debe complementarse con zapato de piel negro y con cordones, tipo Oxford).

¿Adónde quiero llegar con todo esto? La conclusión es que el SEO es a tu web lo que unos zapatos a tu estilismo. Una mala estrategia SEO puede arruinar la presencia on –line de tu marca, de la misma manera que unos zapatos mal elegidos pueden deslucir el mejor de los chaqués.

El SEO debería ser el timón que guíe tu estrategia digital, desde la concepción de la web hasta los contenidos de tu blog, pasando por el diseño y la estrategia en redes sociales. Todas, absolutamente todas las decisiones, deberían estar alineadas con la estrategia de posicionamiento porque, solo así, conseguirás atraer a tu cliente ideal, ese que te está buscando.

Bien, aclarado este punto, te daré algunas claves para que el posicionamiento de tu web deje de traerte por la calle de la amargura y pase a conducirte a los primeros puestos de Google. Es lo que quieres, ¿verdad?

  1. Escribe sobre lo que tus clientes necesitan saber. Tú quieres saber cómo mejorar el posicionamiento de tu web porque es un tema que te trae de cabeza. Tienes una web bonita que no consigue atraer a tu público objetivo y nosotros te vamos a contar qué puede estar pasando y cómo debes solucionarlo. Por eso has llegado hasta aquí. Tú debes hacer lo mismo con tus clientes. ¿Qué les preocupa? ¿Cómo te están buscando? ¿Qué palabras clave usan? Pero ojo, todos y cada uno de los textos de tu web y tu blog deben estar orientados a las palabras clave por las que tus clientes te están buscando. No te olvides de que los textos de tu web y de tus redes sociales también son contenido a posicionar.
  2. Velocidad de carga. Cada día tenemos menos tiempo así que más te vale no hacérselo perder a tu cliente. Vigila la velocidad de carga de tu web, especialmente para dispositivos móviles.
  3. Indexa solo lo necesario. La metaetiqueta index sirve para que el robot de Google indexe todas aquellas páginas de nuestra web en la que aparezca. No todas las páginas tienen por qué estar indexadas, la página de”Política de Cookies” o “Política de Privacidad” son claros ejemplos de ello. Lleva a tus clientes a las páginas que vayan a aportar un verdadero valor a su búsqueda. Eso sí, ¡comprueba que el resto de páginas sí están indexadas!
  4. Optimiza las imágenes. Las fotografías son muchas veces las culpables de que la velocidad de carga de tu web no esté alcanzado el nivel que debería. Revisa que tengan un tamaño optimizado para web. Asimismo, las imágenes pueden ser una excelente puerta de entrada a tu web, especialmente si es una tienda on-line. Nómbralas usando las palabras clave y añade esta misma palabra en el atributo ALT de la imagen. Desde Photoshop puedes exportar tus imágenes para web (Guardar para web), pero también existen plugins que optimizan el peso de las fotografías cuando las vas a publicar.
  5. Optimiza los textos. Tanto monta, monta tanto. No solo basta con optimizar las imágenes, no debes olvidarte de tus textos. Genera contenido suficiente como para atraer a Google (2.000 palabras/página) y enamorarlo (contenido de altísima calidad). No te olvides de incluir las palabras clave (keywords) para tu público objetivo y procura que sean long tail (por ejemplo, agencia de marketing on line en Oviedo es más acertado que agencia de marketing o marketing on-line). ¡Ah! y no te olvides de los H1, H2, H3, etc. En cada página debe haber un único H1 (debería incluir la keyword) y el resto de headings deben aparecer en orden (2, 3, 4…) Parece de Perogrullo, ¿verdad? Te sorprendería saber lo fácil que se te puede colar un H4 por encima de un H2, y si no me crees, revisa tu web. 😉

Mantén un equilibrio entre la cantidad de texto y de código HTML de tu página web (y eso pasa por escribir y escribir).

  1. Links internos. Procura enlazar otras páginas de tu propia web. Conseguir backlinks (enlaces desde otras páginas) es más difícil y requiere de un largo plazo, pero poner links internos no te cuesta nada y a Google le gusta.
  2. Arquitectura web. Es muy importante que tanto los usuarios como Google sepan cómo navegar por tu web, entiendan cómo se organiza tu página y puedan pasearse por ella sin ningún tipo de dificultad. Deja claro tu mapa web a Google y diséñalo pensando en la experiencia de usuario de tus clientes.

Como ves, el SEO debe estar muy presente desde la concepción de la web y a lo largo de todas las decisiones que se tomen en torno a la imagen on-line de tu marca. Si no sabes muy bien qué está fallando, escríbenos. Haremos una consultoría SEO y te diremos qué es exactamente lo que está impidiendo que tus clientes y Google se fijen en ti. Porque estamos seguros de que no quieres estropear tu imagen por unos zapatos poco apropiados, ¿verdad?

Escrito por David · · Experiencia Duo*net, SEO
SiguienteE-commerce: cómo perder clientes por una mala ficha de producto

0 Comentarios


5 × 4 =